Himno: la aniquilación del individualismo

Inicio / Blog / Himno: la aniquilación del individualismo
himno de ayn rand

Los humanos tienen una única función: servir al Estado.

Las personas son concebidas en los Palacios de Procreación plenamente controlados y alcanzan la muerte en el Hogar de los Inútiles. Desde el nacimiento hasta la tumba, la multitud de los humanos es únicamente el gran concepto de ‘nosotros’.

Una visión muy oscura del futuro humano. El amor, la ciencia o la civilización han desaparecido, no tendrían sentido en una civilización así. Pero en ese espectro de la colectividad, en el que la sociedad ha aniquilado al individuo, vive un hombre que a pesar de todo se atreve a pensar, a buscar y a amar. El único que tiene la valentía suficiente de perseguir el conocimiento, querer a la mujer de la que está enamorado y desafiar al orden establecido. Será perseguido, porque ha cometido el pecado más grave: ha redescubierto un concepto perdido y sagrado, el Yo.

Una fantástica novela de Ayn Rand, que anticipa y pone las bases de obras posteriores de gran reconocimiento como El manantial La rebelión de Atlas. En ella, Rand como gran filósofa del Objetivismo, se adentra en el funcionamiento de una sociedad totalitaria en la que cualquier aspecto de la vida está dictado por el Estado y no queda espacio para el pensamiento personal, el individualismo ni las capacidades intrínsecas del ser humano para pensar y decidir por sí mismo. Una sociedad en el que lo individual y la libertad es sacrificada con tal de beneficiar al organismo formado por el grupo de humanos.

Himno es un recordatorio para que no olvidemos que el colectivismo como ideal moral puede llegar a convertirse en la pesadilla más aterradora: aquella en la que el yo desaparece y con él, el individuo.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.