Horizontes perdidos Lost Horizon James Hilton

Horizontes perdidos: la utopía en el Tíbet frente a la guerra

Horizontes perdidos (Lost Horizon) es una novela de 1933 escrita por el autor inglés James Hilton. Se recuerda también como el origen de Shangri-La, un monasterio utópico ficticio en lo alto de las montañas del Tíbet.

Hugh Conway, un miembro veterano del servicio diplomático británico, encuentra paz interior, amor y un sentido a la vida en Shangri-La. Los habitantes de este monasterio disfrutan de una longevidad inaudita. Entre los temas del libro hay una alusión a la posibilidad de que se esté gestando otra guerra mundial que resultará un cataclismo, como de hecho sucedió en ese momento. Al parecer, Hilton se inspiró en parte en relatos de los viajes en las zonas fronterizas tibetanas publicados por el explorador británico Joseph Rock en National Geografic.

El libro señala explícitamente que, habiendo hecho la guerra en el suelo, el hombre ahora llenaría los cielos de muerte y que todas las cosas preciosas estaban en peligro de perderse. Se esperaba que Shangri-la, ignorado por los violentos, los preservaría y los revelaría más tarde a un mundo receptivo agotado por la guerra. Ese era su verdadero propósito; el estudio, la paz interior y una larga vida eran un beneficio adicional de vivir allí.

Conway es un veterano de la guerra de trincheras de la Primera Guerra Mundial, con el estado emocional citado con frecuencia después de esa guerra: una sensación de agotamiento emocional o envejecimiento emocional acelerado. Esto le hace encajar con los residentes existentes del monasterio y se siente fuertemente atraído por la vida en Shangri-La.

Sobre el autor de Horizontes perdidos

Nacido en Lancashire, Inglaterra en 1900, James Hilton fue un novelista de gran éxito y guionista en Hollywood. Su padre, John, era maestro de escuela y trasladó a la familia a Londres, donde Hilton asistió a la prestigiosa Leys School. Hilton continuó sus estudios en Christ’s College, Cambridge, donde, a la edad de diecisiete años, publicó un artículo en el Manchester Guardian, y más tarde publicó su primera novela, Catherine Herself, en 1920.

Después de una temporada trabajando para el periódico de Dublín, The Irish Independent, y la publicación de varias novelas más, Hilton alcanzó fama con Lost Horizon (1933) y Goodbye, Mr. Chips (1934). Hilton se mudó a Hollywood en 1935 y disfrutó de un gran éxito como guionista, ganando un Oscar al mejor guión por La señora Miniver (Mrs. Miniver, 1942). Murió en Long Beach, California, en 1954.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.