Nunca me abandones de Kazuo Ishiguro

Nunca me abandones: la resignación ante un futuro invariable

Los jóvenes que estudian en el internado de Hailsham son, aparentemente, como cualquier grupo de adolescentes.

Practica deporte, asisten a clases de arte y descubren el amor, la sexualidad y los juegos del poder. Hailsham es una mezcla de internado victoriano y de colegio para hijos de hippies de los años sesenta donde no dejan de repetirle a cada alumno que es muy especial, que cada uno tiene una misión en el futuro, y se preocupan por su salud.

También saben que son estériles y por tanto jamás tendrán hijos, de la misma manera que no tienen padres. Kathy, Ruth y Tommy fueron un triángulo amoroso y pupilos en Hailsham. Y ahora, Kathy se permite recordar Hailsham y cómo ella y sus amigos descubrieron poco a poco la verdad. Y el lector de esta novela, utopía gótica, irá descubriendo con Kathy que Hailsham es una representación donde los jóvenes actores no saben que sólo son el secreto terrible de la buena salud de una sociedad.

Nunca me abandones fue llevado al cine con el mismo nombre en 2010 por el director Mark Romanek (Vinyl, Retratos de una obsesión, Static).

El autor de Nunca me abandones

Kazuo Ishiguro, nació en Nagasaki en 1954, pero se trasladó a Inglaterra a los seis años. Es autor de novelas como Pálida luz en las colinas, Un artista del mundo flotante, Los restos del día, Nunca me abandones o El gigante enterrado entre otros.

En el año 2017 fue galardonado con el premio Nobel de literatura.

La infancia es una utopía para niños afortunados.

Kazuo Ishiguro

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.